SueƱo-Infancia

El sueƱo en la infancia

Un bebĆ© puede dormir hasta 20 horas diarias, esas horas van disminuyendo hacia la adultez a 8 horas en promedio, en este periodo el Sistema Nervioso va madurando y el niƱo va creciendo esto depende en un alto grado de la cantidad de horas de sueƱo. Durante la primera hora de sueƱo el organismo produce el 60 por ciento de secreciĆ³n total de la hormona de crecimiento (GH). Por este motivo resulta evidente que el sueƱo tiene un papel fundamental en todas las esferas del desarrollo infantil, e influye en el crecimiento, la conducta, el rendimiento escolar y atlĆ©tico.

Dormir bien es fundamental, especialmente durante la infancia. Los niƱos deben dormir el tiempo adecuado ya que el crecimiento del sistema nervioso depende de esto. Por desgracia actualmente el 70 por ciento de los niƱos venezolanos no duerme las 10 horas que se consideran necesarias. De ellos el 30 por ciento padece sĆ­ntomas de somnolencia durante el dĆ­a y pueden presentar somnolencia diurna. Hay que destacar tambiĆ©n que desde 1980 la hora de acostarse de los niƱos se ha ido retrasando de manera creciente, aproximadamente en unos 30 minutos, y el 66 por ciento de los niƱos entre los 10 y 15 aƱos deciden ellos mismos la hora de irse a dormir. Es muy frecuente la exposiciĆ³n a la televisiĆ³n por la noche ya que una gran parte de esos niƱos tienen el televisor en sus cuartos y a esto se le agrega el uso de tabletas, telĆ©fonos inteligentes, los laptops y la PC; todos esos aparatos emiten luz azul que bloquea la producciĆ³n de melatonina, (la hormona del sueƱo) y al apagar estos aparatos se puede retardar en 90 a 120 minutos la producciĆ³n de melatonina produciendo menos horas de sueƱo profundo. Estos son estĆ­mulos negativo pues hace que el niƱo permanezca mĆ”s tiempo en vigilia.

 

Consecuencias de la falta de sueƱo en niƱos

Dormir mal durante la infancia es especialmente grave. Al dormir menos horas el niƱo se mostrarĆ” mĆ”s distraĆ­do y cansado durante el dĆ­a, y con ello su aprendizaje y su capacidad de atenciĆ³n se verĆ”n seriamente perjudicados. El cansancio aumenta tambiĆ©n la irritabilidad, con lo que sus relaciones sociales se verĆ”n afectadas.
AdemƔs la falta de sueƱo a esta edad predispone a padecer trastornos del sueƱo en la edad adulta. Las alteraciones del sueƱo son frecuentes en la infancia y, a diferencia de las que se producen en la edad adulta, afectan tambiƩn a la calidad de vida de todo el entorno familiar. Para combatir el problema es muy importante que desde pequeƱos los padres establezcan rutinas que favorezcan el sueƱo en los niƱos.

 

Dr. Isaac Mosquera S.

Author Info

INNAP